Archivos de la categoría ‘Arquitectura Urbana’

osler house5 Casa Osler de Marcio Kogan. Brasilia, Brasil.

Esta casa fue diseñada por Marcio Kogan y situada en Brasilia, Brasil. El programa de la casa Osler está estructurado por un volumen de planta baja, y otro volumen en suspensión y una terraza con piscina al aire libre. La caja, de hormigón y madera en el suelo, alberga la suite principal, dormitorio, cuarto de baño, el área de servicios públicos y el garaje. El brise-soleil de madera vertical filtra la luz, y se puede abrir en su totalidad, diluyendo la relación entre lo interno y lo externo. El volumen superior, apoyado en el volumen de la planta baja, por un lado, y sobre pilotes, por otro, acomoda la sala de estar, la cocina (que se hace con muebles de baja altura) y una pequeña oficina. Este prisma superior crea una zona de sombra y el prisma de la planta baja, una extensión de la sala de estar, es el solárium.
the osler house by marcio kogan in brasilia brazil 51 Casa Osler de Marcio Kogan. Brasilia, Brasil.
Una escalera conecta la cubierta al aire libre junto a la piscina al solarium superior. Otra escalera interior da forma a la circulación interior de la casa. Cerca de la circulación principal, en el vestíbulo de la casa, un panel del artista Athos Bulcão fue diseñado especialmente para este proyecto. Las piezas del azulejo utilizadas se encuentran también en los edificios más emblemáticos de Brasilia; se trata de un trabajo específicamente realizado para esta casa. Una obra póstuma que el artista no pudo ver terminada.

osler house1 Casa Osler de Marcio Kogan. Brasilia, Brasil.

El brise-soleil, los pilotes, y el programa con dos volúmenes perpendiculares son, en esta casa, un buen ejemplo de la arquitectura moderna de Brasilia; el panel del artista Athos Bulcão, un gran privilegio para los habitantes de la casa y para los arquitectos de la misma.

osler house2 Casa Osler de Marcio Kogan. Brasilia, Brasil. osler house4 Casa Osler de Marcio Kogan. Brasilia, Brasil.

the osler house by marcio kogan in brasilia brazil 6 Casa Osler de Marcio Kogan. Brasilia, Brasil.

Anuncios

NTSS: LA CASA ECOLOGICA PREFABRICADA DEL FUTURO.

jueves 28 de octubre de 2010

LA CASA ECOLOGICA PREFABRICADA DEL FUTURO

Este es un intento de crear un concepto de vivienda prefabricada altamente ecológica y con capacidades de funcionar de manera autosuficiente. Los sistemas están definidos pero se basan también en los avances que tendrán que producirse en los próximos años para que, por ejemplo, con una superficie tan pequeña de paneles solares y unos pocos aerogeneradores, se pueda tener energía suficiente para las necesidades de la casa. Hoy día haría falta mucho más.
Dejando a un lado el diseño,  el huerto en la azotea con cultivos hidropónicos, y el muro vegetal, los principales sistemas sostenibles/sustentables de esta casa del futuro son los siguientes:

 

 

 

 

  • Una reutilización ambiciosa del AGUA. Un tanque elevado (Water Attic) en la cubierta sirve de almacenamiento, alimentando los sistemas domésticos por gravedad. En la parte inferior, encima de la cimentación, hay un depósito o aljibe de agua potable central (Water Basement), situado estratégicamente para servir también de aislamiento.
  • Climatización Pasiva y Activa. La primera parada para el aire de la casa es la Central Air Care Unit, donde se realiza una corrección a gran escala del grado de humedad y temperatura, empleando para ello el agua del aljibe. Luego en cada habitación, una unidad local realiza correcciones.
  • Siempre con Energía. El edificio cuenta con módulos universales para la generación de energía: solar, eólica y mecánica. El denominado Energy Reservoir se encarga de almacenar la electricidad obtenida de los módulos o de la proporcionada por la red de la comunidad.

tiny cosy studio « Sharona Design.

tiny cosy studio

The East Village Studio [via DigsDigs]

Arquitectura del futuro. Entes vivos habitables. Proyecto Arquitectura genética diseñado por 3GATTI – Noticias de Arquitectura – Buscador de Arquitectura.

Echando mano de las investigaciones científicas y las tecnologías más avanzadas, los arquitectos del nuevo milenio con mayor frecuencia proyectan edificaciones con materiales que ostentan extraordinarias capacidades ecológicas y, en los casos más insólitos, con materiales derivados de investigaciones bio-genéticas, que tienen la capacidad de transformarse según las condiciones climáticas, es decir, que se acoplan al entorno como lo hace un organismo vivo. 

Pensar en edificaciones que se construyan así mismas, que puedan auto-reparase, que se fabriquen con piezas vegetales o de origen animal, no es una utopía. En un futuro cercano serán estructuras tan reales como lo son los árboles que hoy tenemos en nuestros jardines.

Los materiales “bio-miméticos” están aproximando a los arquitectos hacia nuevas soluciones ecológico–ambientales, que podrían convertir los espacios arquitectónicos en entes vivos habitables. Un interesante ejemplo es el proyecto “Arquitectura Genética” desarrollado por el despacho de arquitectura 3GATTI.

La idea que mueve este proyecto, parte de una investigación que Francesco Gatti, ha realizado en torno a la nueva generación de materiales para la construcción desarrollados por el Instituto Beckman de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, que imitan la forma como se regenera la piel humana. Materiales inspirados en nuevas tecnologías médicas que permiten que tejidos humanos como el cartílago y la piel puedan regenerarse en el laboratorio, mediante cultivos in vitro. Desarrollos con un alto potencial terapéutico.

Considerando que la adaptación de un edificio al medio ambiente depende en gran medida de las características de su piel, este modelo de arquitectura orgánica y mutable de 3GATTI, se basa en el desarrollo de una epidermis natural y viva creada a partir del ADN de diversos tipos de organismos y animales terrestres, que no sólo funcione como “cubierta” o “fachada” de protección, sino que también reaccione y cambie su estado según los climas que se presenten en las diferentes estaciones del año.

La idea es que cada edificio, según su ubicación geográfica, se recubra con el tipo de piel que le sea más conveniente. Por ejemplo, para un edificio situado en una región fría, la cubierta más adecuada podría ser una piel elaborada con el material genético de un lobo marino combinado con el de un oso polar, valorando que el grueso escudo de grasa del primero, y el denso pelaje del segundo conformarían un excelente aislante térmico.

De esta manera, la piel hace del edificio una estructura inteligente con sistemas automatizados que, mientras más transformables, movibles y transpirables sean, se adaptarán mejor a las variaciones climáticas.

Proyectos como este, son investigaciones que, indudablemente transformarán la manera de concebir la arquitectura, ya que sus creadores más allá de diseñar estructuras inanimadas que le permitan al ser humano vivir en la naturaleza, tendrán la posibilidad de crear seres vivos habitables, lo que representa el retorno mismo a la naturaleza.

Información enviada por la firma de arquitectura 3GATTI:
(Traducción: Valentina Olmedo)

ARQUITECTURA GENÉTICA

Con la fusión de la computación y la biogenética en la última parte del siglo XX se desarrollaron importantes investigaciones en relación a la estructura del genoma humano, gracias a ello, actualmente estamos presenciando la aparición de una era post-humana, que transformará la manera de pensar e interactuar con el mundo en general. La Arquitectura Genética se basa en el concepto filosófico de Génesis.

NUEVOS MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN

El diseño de modelos con base en las investigaciones tecnológicas existentes para producir piel que pueda utilizarse como material de revestimiento para un edificio: Investigadores del Instituto Beckman de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, han desarrollado una nueva generación de materiales autorreparables, que imitan la forma como se regenera la piel humana.

TECNOLOGÍAS MÉDICAS

Las empresas farmacéuticas italianas Fidia Advanced biopolímeros s.r.l. (FAB) y Fidia Farmaceutici s.p.a., han desarrollado innovadoras tecnologías que permiten regenerar en el laboratorio tejidos humanos como el cartílago y la piel. Con el ADN de un determinado tipo de piel, la compañía produce nueva piel en la cantidad quesea necesaria.

NUEVAS PERSPECTIVAS PARA LA ARQUITECTURA

Al imitar el comportamiento de la naturaleza, el edificio se integrará en el entorno de la mejor manera posible.

ARQUITECTURA GENÉTICA
DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO/PRINCIPIOS GENERALES

El proyecto Arquitectura Genética se basa en el desarrollo de una piel de viva que tomará el ADN de diversos tipos de organismos y animales terrestres.
Cada edificio, localizado en diversas zonas del mundo, requerirá de diferentes propiedades para el exterior de la piel. Podemos suponer que la cubierta más adecuada para un edificio ubicado en una región fría, podría utilizar una piel hecha con el ADN de un lobo marino, por su grueso escudo de grasa, combinado con el ADN de un oso, por su denso pelaje de protección.

LA PIEL

La piel transforma el edificio en una estructura inteligente con sistemas automatizados que se adaptan a situaciones de variables.

Los sistemas de aislamiento térmico son parte integral de la piel. La pérdida de calor, en verano, se garantizará mediante el proceso de transpiración de la piel, produciendo un efecto de enfriamiento en el edificio. Del mismo modo, el almacenamiento de calor en invierno está asegurado por el crecimiento de pelo, como las estructuras de la piel, que evitan la pérdida de calor por aislamiento.

Cambio de color (analogía: camaleón) El cambio de color también es decisivo para el funcionamiento de los sistemas de aislamiento de térmico. La liberación de calor dependerá del color de la piel.

Elasticidad. Agregar nuevas estructuras a un edificio a manera de proyecciones será posible gracias a las propiedades elásticas de la piel. La piel seguirá siendo la misma, solo se le dará una nueva forma a la máscara.

Latitud y sensibilidad. La piel cambiará de tipología de acuerdo a la latitud y clima donde se ubique cada edificio. Un gráfico de la tipología animal ayudará a elegir el sistema más conveniente para cada lugar.

Variación en la dureza. La dureza de la piel variará según el contexto donde se localice cada edificio.

Apariencia de la piel. La imagen del edificio se resolverá según la sensibilidad de la piel. En consecuencia una piel puede ser suave o rugosa.

TIPOLOGÍA PRINCIPAL

1. Pelo largo (piel de lobo marino + pelo de oso)
2. Pelo largo (piel de elefante+pelo de lobo)
3. Pelo mediano (piel de mono+pelo de lama)
4. Pelo corto(jirafa)
5. Pelo corto(cebra)

CREDITOS:

Firma de Arquitectura: 3GATTI
Chief architect: Francesco Gatti

Una casa en una semana

Publicado: octubre 21, 2010 en Arquitectura Urbana

Una casa en una semana – Noticias de Arquitectura – Buscador de Arquitectura.

Los esfuerzos del arquitecto de hoy se dirigen hacia la satisfacción de un cliente individual. Los del arquitecto de mañana se dirigirán hacia un montón de clientes invisibles”. El arquitecto e ingeniero autodidacta Richard Buckminster Fuller defendió las viviendas prefabricadas hace más de 80 años. Aunque por entonces en Estados Unidos y en las colonias del imperio británico se había extendido la idea de la prefabricación, Fuller era consciente de que en Europa y entre cierto tipo de usuarios esta tardaría en triunfar. El tiempo de clientes anónimos, construcción en seco, plazos cortos y diseño lógico anunciado por el norteamericano está ahora más cerca. Tras varios intentos fallidos por irrealizables, el encuentro entre los proyectistas, la industria y las necesidades de los usuarios se acerca. Y ha sido la industria la que ha dado los mayores pasos. En las últimas décadas, grandes empresas de mobiliario, Muji en Japón e Ikea en Suecia, han puesto en marcha compañías que, más allá de ofrecer a los usuarios mesas desmontables en embalajes planos, fabrican viviendas prefabricadas. Así, con la industria preparada, el público cada vez más familiarizado con sus ventajas, los precios competitivos y muchos arquitectos dispuestos a abordar realmente el asunto, la prefabricación podría vivir su momento.

Como la manera más rápida y económica de acceder a un hogar o como el contrapunto a la tradicional noción de estabilidad, solidez y permanencia asociable a la casa burguesa, la casa prefabricada tiene una historia más que centenaria. La idea de llevar los componentes de la casa a la cadena de producción industrial es tan vieja como la propia industria. Las primeras viviendas levantadas con componentes modulares se pusieron a la venta en 1833. El carpintero londinense Herbert Manning ofrecía sus cabañas (Manning Cottages) en un folleto que llegó a ser muy popular entre quienes emigraban a Australia. Lo que unía a los usuarios de las viviendas prefabricadas era a la vez la necesidad de un hogar económico y fácil de construir y su condición de gente predispuesta al cambio para acceder a una vida mejor. Así, entre los nuevos pobladores del Oeste americano, los buscadores de oro que llegaron a California persiguiendo fortuna entre 1849 y 1854, y entre quienes emigraban a Australia y a Sudáfrica, la vivienda habitual era, al margen del estilo elegido, prefabricada. Además, pronto surgió competencia entre los industriales. La compañía galesa Thomas Eddington & Sons desarrolló la manera de producir chapa metálica corrugada que, desde 1844, le hizo la competencia a la madera como material básico. Para la segunda mitad del siglo XIX, entre el 60% y el 80% de las viviendas norteamericanas eran prefabricadas. Pero cuando las colonias desarrollaron sus propios métodos y estilos constructivos, a partir de 1860, decayó la industria de la prefabricación.


Estas fueron las casas prefabricadas pioneras, muy de granjeros. El modelo de la imagen está datado en 1936 en Reedsville, West Virginia.

En el siglo XX, la venta por catálogo recuperó el sueño de sacar una casa de un montón de paquetes. Para entonces ya no eran los carpinteros quienes daban nombre a los modelos. Las marcas eran las de los grandes catálogos de venta por correo: Sears, Montgomery Ward o The Hodgson Company estaban detrás de los nuevos hogares que llegaban hasta los solares vacíos por servicio postal: en el vagón de un tren o a bordo de un camión. La mayoría de las viviendas prefabricadas ofrecían la posibilidad de elegir fachada y chimenea. Los clavos y la pintura estaban incluidos, pero el sistema de calefacción y la fontanería eran asuntos opcionales. La empresa Aladin vendió la primera casa prefabricada en 1906. Su catálogo ofrecía 450 modelos distintos. Despacharon 65.000 unidades.

En EE UU se construyeron pueblos enteros de viviendas prefabricadas. Uno de ellos fue Carlinville, en Illinois. Los usuarios eran los nuevos trabajadores de la empresa Standard Oil. Sears recibió un encargo por valor de un millón de dólares. Y para llevar las 156 casas solicitadas hasta allí se construyó una extensión de la línea de ferrocarril.

Son muchos y variados los motivos que llevan a precisar viviendas de forma rápida y económica. Pero ¿cómo añadir calidad a esa suma? Tras la devastación de la Primera Guerra Mundial, Europa se convirtió en uno de esos escenarios, campo abonado para la experimentación y la innovación. Fue entonces cuando una nueva generación de arquitectos se apuntó, por primera vez, al reto de la industria, justo cuando esta parecía más capaz que la propia arquitectura de ofrecer soluciones para conseguir una vivienda digna. En un mundo en el que aparecían sillas apoyadas en tubo de acero y en el que triunfaba el modelo T de Ford, el primer coche ensamblado en una cadena de montaje, la rapidez se convirtió en objetivo prioritario. Era fundamental reducir el número de elementos que se necesitaban para cualquier montaje. Como resultado, el proceso de producción y su simplificación eclipsaron a la durabilidad como objetivo.

Uno de esos jóvenes arquitectos amigo de los muebles tubulares fue el director de la Bauhaus, la escuela que desde Weimar trataba de revolucionar la arquitectura. Walter Gropius quiso romper la imagen que asociaba prefabricación a descuido estético y entre 1920 y 1923 desarrolló un sistema constructivo que empleaba bloques de hormigón. El objetivo era levantar viviendas estandarizadas con cubierta plana y los proyectistas Adolf Meyer y Fred Forbat lo acompañaron. Hubo otros arquitectos, como Georg Muche y Richard Paulick, que lo intentaron con un esqueleto de metal y paneles metálicos de tres milímetros, pero el asunto no cuajó. No existía un público preparado para asociar hogar a una colección de paneles desmontables.

Tras la gran depresión de 1929, varias empresas, como Pullman o General Electric, unieron fuerzas para producir viviendas por 3.000 dólares siguiendo el proceso de la cadena de montaje de los automóviles. General Houses Corporation tuvo su público. Pero ese mismo año, un visionario de la arquitectura como Richard Buckminster Fuller no encontró quien lo escuchara. Presentó su primera vivienda prefabricada, la hoy famosa Dymaxion House, en unos grandes almacenes de Chicago. El prototipo era de planta hexagonal, y no era el peso lo que lo mantenía en pie, sino la tensión: toda la vivienda dependía de un mástil central que la sujetaba. Tenía dos baños, dos dormitorios, sala, comedor y cocina, e incluso una terraza en la parte alta. Pero no encontró comprador.


La famosa casa construida en 1947 por Richard Buckminster Fuller, en Wichita (EE UU).

Casi un siglo después de las primeras viviendas prefabricadas, el asunto continuaba pareciendo un espectáculo circense. No en vano, Alfred Frey presentó su Aluminaire, una vivienda de tres pisos levantada con aluminio, acero y vidrio, en la feria de Chicago. También Frank Lloyd Wright se interesó por la prefabricación y, tras varios intentos, solo al final de sus días logró que la empresa Marshall Erdman de Madison le produjera una vivienda prefabricada. Vendió 20 unidades.

No es que la gente no necesitara un hogar de forma rápida; es que, puestos a sacrificarse por uno, lo querían sólido y estable. Y les parecía que lo que demostraba con su nuevo aspecto que se había levantado en pocos días carecía de esos atributos. La falta de apertura mental de los consumidores, sumada al poco tino de los arquitectos a la hora de sopesar sus necesidades reales (más guardar sus enseres que sentirse habitantes de un platillo volante), llevó a la bancarrota a muchas de las empresas que se habían lanzado a producir viviendas prefabricadas. Las que triunfaban, en los catálogos de Sears o Aladín, por ejemplo, no sentían ninguna necesidad de acercar sus productos a los diseños de los arquitectos. La arquitectura y la vivienda básica parecían condenadas a un desinterés mutuo. Hasta que llegaron las excepciones.

En París, en el suburbio de Meudon, el arquitecto-herrero Jean Prouvé levantó 14 viviendas prefabricadas, de factura impecable, pero escasamente industriales: él mismo las producía. Fue la Segunda Guerra Mundial la que cambió las cosas. Tras la contienda, 70 compañías norteamericanas vendieron más de 200.000 viviendas prefabricadas. Para entonces, arquitectos y diseñadores habían decidido tomarse la experimentación en serio. El matrimonio formado por Charles y Ray Eames levantó en 1949 su famosa casa, en Pacific Palisades (California). Tardaron menos de una semana. Dos décadas después se convirtió en una referencia para los arquitectos del high tech británico.


Colonia Meudon por Jean Prouvé

Así, también Norman Foster y Richard Rogers se interesaron por la flexibilidad, la sofisticación técnica y la estética industrial. Sin embargo, una vez más, descuidaron la producción en serie. En una constante de la prefabricación, los arquitectos han liderado el diseño de las viviendas, pero no su producción, su razón de ser. De este modo, la casa Zip que Rogers ideó en 1968 era amarilla, se apoyaba en cimientos de color fucsia y a los autores del libro Prefab houses (Taschen), Oliver Jahn y Arnt Cobbers, les recuerda al submarino amarillo que popularizaron los Beatles. Pero no tuvo secuelas más allá del currículo de Rogers. En esa línea hippy, el grupo Archigram propuso viviendas en cápsulas que podían unirse para levantar ciudades. Fue el israelí Moshe Safdie quien levantó 158 viviendas modulares, Habitat 67, para la Expo de Montreal de 1967 y abrió nuevas vías.

Con todo, hasta los años noventa Europa no aceptó la prefabricación. Y la razón de esa aceptación partió entonces de los fabricantes de muebles desmontables. La japonesa Muji (de la mano de Kengo Kuma) y la sueca Ikea (liderando el fenómeno Boklok) recuperaron la idea de la vivienda prefabricada; hoy ha iniciado su expansión por el Reino Unido tras levantar 14.000 hogares en Suecia.

Más allá de los dos bastiones que soportan la prefabricación -la rapidez y el bajo precio-, hoy otros factores se añaden a la mejora de esa opción: ahorro energético, reciclaje, flexibilidad o la posibilidad de cambiar y crecer sin obras que ensucien. En esa línea, el francés Eric Bigot es el alma de la empresa sudafricana ZenKaya Ecohome, que reparte sofisticadas viviendas a domicilio. Todas las casas miden 3,40 metros de ancho (como un camión) y entre 6 y 18 metros de largo. Cuidadas hasta el último detalle, llegan completas y listas para que el dueño se siente en el porche a jugar.


Zenkaya (2005). Casa construida por el francés Eric Bigot, instalada en la planicie de Sudáfrica.

Pero está claro que no todo es juego. Después de levantar habitáculos temporales con tubos de cartón, el japonés Shigeru Ban fue capaz de vender como residencia fija la ingeniosa Furniture Home. Y la arquitecta Marianne Cusato echó mano de la tradición constructiva de Nueva Orleans para diseñar los Katrina Cottages. La proyectista entendió que quienes habían perdido su casa en la zona devastada por el huracán de 2005 lo que necesitaban era recuperar, prefabricada o no, su idea de casa.

Del autor del Museo Judío de Berlín, Daniel Libeskind, al estudio sueco Claesson, Koivisto y Rune, cada vez son más los proyectistas dispuestos a apostar por la construcción en seco. Las viviendas prefabricadas no solo ahorran tiempo y dinero. Su rápida construcción resulta mucho más sostenible. También su destrucción: permiten el reciclaje de todos sus componentes. De la mano de los arquitectos de hoy, el problema ya no es dibujar la casa del futuro, el reto es que esta resulte felizmente habitable.


Casa diseñada por Daniel Libeskind


La prueba evidente de cómo ha evolucionado este mundo: la Kip House fue concebida en 2005 por el estudio danés 3XN para la empresa M2.


Casa Orion (1970) concebida por Jean Maneval.


Casas dormitorio para los más pequeños ideadas por los noruegos TYIN Tegnestie en Tailandia (2008).


Freedom House. Casa situada en Australia.


Easy Domes (1992). Casas del arquitecto danés Kári Thomsen, que se montarán como colonia de vacaciones en Abu Dhabi.

El libro ‘Prefab houses’, editado por Taschen, acaba de salir a la venta. Todas las imágenes de este reportaje pertenecen a esta publicación.

subway architecture

Publicado: octubre 15, 2010 en Arquitectura Urbana

subway architecture.

subway architecture

london’s underground became the first subway system in the world when it began operation in 1863.
since then, underground subways have been built in almost every major city of the world. from new york
and paris to hong kong and dubai, subways are an essential part of public transportation in cities.
within these systems, architecture plays a big role in defining the environment of the subway. here is
a collection of some of the most architecturally interesting subway stations.


t-centralen station (photo via flickr)

stockholm tunnelbana

the subway system in stockholm, sweden features art installations in almost every station. the city’s 100 stations
feature art by almost 140 artists and it is often called the world’s longest art gallery. the system may focus on
artwork, but it also features a number of stations with unusual architecture. the t-centralen station is one of the
most distinctive designed by per olof ultvedt in 1975. the station features a massive mural painted on the cavern
like ceiling that exposes the rocky core of the city. many of the system’s stations also feature this unique cavern
ceiling that gives them an organic feeling and unique atmosphere.


stockholm tunnelbana station (photo via flickr)


solna centrum station (photo via flickr)


westfriedhof station light installation by ingo mauer (photo via flickr)

munich u-bahn

munich’s u-bahn subway system only began in 1972, but it has quickly grown into a 98 station system spread
across the entire city. because of its young age munich had the advantage of learning from the mistakes of other
systems creating spacious and efficient stations. while the first stations were quite plain, the architecture of its
new stations is often quite daring. some stand out stations include the colourful dulferstrasse station designed
by peter lanz and jurgen rauch and westfriedhof, which features lighting installations by ingo mauer.


candidplatz station (photo via flickr)


georg-brauchle ring station with installation by franz ackermann (photo via flickr)


st. quiren platz station by hermann + ottl (photo via flickr)


bilbao metro station by foster+partners

bilbao metro

the bilbao metro is unusual among subway systems since it was designed and engineered as a whole. the stations
were all designed by foster+partners, who set to use dramatic curved forms to create a signature look for the
city’s transportation infrastructure. inside the stations, the space was kept as open as possible, using the full
height and width of the underground tunnels. above ground, each station features a curved glass entrance that
is reminiscent of a shell and became known as a fosteritos by locals.

http://www.fosterandpartners.com


bilbao metro station by foster+partners


bilbao metro station by foster+partners


bund sightseeing tunnel (photo via flickr)

shanghai – bund sightseeing tunnel

the bund sightseeing tunnel located in shanghai, china isn’t technically a subway system but rather a short
distance transporter. measuring only 647m long, the train tunnel connects the bund to pudong. along the way
the rider is bombarded with lighting effects, music and special effects that turn the ride into something out of
this world.


trains in the bund sightseeing tunnel (photo via flickr)


bund sightseeing tunnel (photo via flickr)


dubai metro station by aedas (photo via flickr)

dubai – metro station

one of the world’s newest subway systems is the automated rail network in dubai which officially opened in
september of 2009. the red line which includes 10 stations is the first part of the project to be completed and
features the aedas designed metro station. the international firm was selected to design all 47 stations in the
new system along with two rail depots. this particular station features a curved rood design that covers the
station and lets light in through small windows. the iconic building is just the start of a series of stations that
will push the boundaries for subway architecture.


dubai metro station by aedas (photo via flickr)


dubai metro station by aedas (photo via flickr)


iidabashi station by makoto sei watanabe architects (photos via tokyo buildings)

tokyo – iidabashi station

tokyo is well known for being one of the busiest subway systems is the world, but so well known for its subway
architecture. the oedo line in tokyo is the newest in the city’ massive system and features some interesting
designs like iidabashi station designed by makoto sei watanabe architects. the station was built in 2000 and
features a distinctive faced clad with massive curved steel and glass forms. inside the station has numerous
design features including a geometric green light sculpture running the length of the escalator shaft. the station’s
design is also significant since it was create through computer generated forms.


iidabashi station by makoto sei watanabe architects


iidabashi station by makoto sei watanabe architects


iidabashi station by makoto sei watanabe architects (photo via flickr)


line a station (photo via flickr)

prague – line a

prague’s subway system has a diverse array of station designs that span numerous architectural styles. the line a
stations all feature distinctive tile cladding that gives them a futuristic feel. each station along the line has
a different colour of aluminum tile that is repeated in concave or convex patterns. the tiles are installed along
the tracks and curve up the wall and onto the ceiling. this subtle variation from station to station gives riders
a navigation system to guide them on their travels.


line a station (photo via flickr)


komsomolskaya station (photo via flickr)

moscow – komsomolskaya station

moscow’s komsomolskaya station definitely goes down as the most elaborate subway station. the design was
built in the 1930’s and features large chandeliers, vaulted plaster ceilings and arched walkways. the classical
design of the space gives the station a palatial feeling, not something you see in most subways. the station also
boasts hand painted frescoes and detailed plaster moulding on almost every surface.


komsomolskaya station (photo via flickr)


museum station by diamond+schmitt architects

toronto – museum station

while most of the subways stations in toronto are very traditional, one newly remodeled station stands out.
museum station is located right below the city’s royal ontario museum which was recently added to by daniel
libeskind. the new station replaces simple columns with recreations of the museum’s collection including
egyptian sarcophaguses, totem poles and mayan statues. the station also has walls clad with large aluminum
panels that are cut-out with the station name to reveal a hieroglyphics pattern behind. the unique station links
the subway with the museum above.


museum station by diamond+schmitt architects


drassanes station by on-a arquitectura

barcelona – drassanes station

the spanish firm on-a arquitectura recently remodeled the barcelona subway station drassanes. the space’s new
design was based on the concept of using the same materials as the subway cars that drive through the station.
a white concrete covers the walls and slowly blends into the floors which were made vibration proof. the ceiling
was made black to contrast the white and is lined with long angular light fixtures. other corridors in the station
feature a mosaic of oversized tiles in a variety of vivid colours.


drassanes station by on-a arquitectura


drassanes station by on-a arquitectura

Living Large in a Small Apartment.

Living Large in a Small Apartment

For today we would like to show you a beautiful small apartment (61 sqare meters) located in Sweden. You are looking at a crib that is perfect for socializing but also for meditation in solitude. With wide and spacious interiors, this home looks very warm and inviting. The color palette is cheerful, yet subtle and tasteful. A large living room greets the guests with its homey feel: pillows on the floor, plenty of books to chose from. Due to the presence of many glazed windows, the boundary between inside and outside is minimal. I guess you could say that the main “attraction” of this small apartment is its stunning looking terrace, perfect for having friends over.

Living Life at Large in a Small Apartment

image 008 Living Large in a Small Apartment

small apartment design

image 026 Living Large in a Small Apartment

image 011 Living Large in a Small Apartment

 

image 005 Living Large in a Small Apartmentimage 020 Living Large in a Small Apartment

image 023 Living Large in a Small Apartment
image 006 Living Large in a Small Apartment
image 004 Living Large in a Small Apartment

image Living Large in a Small Apartment

image 014 Living Large in a Small Apartment

image 030 Living Large in a Small Apartment

image 025 Living Large in a Small Apartment

image 018 Living Large in a Small Apartment

image 019 Living Large in a Small Apartment

image 024 Living Large in a Small Apartment

terrace Living Large in a Small Apartment

image 016 Living Large in a Small Apartment

image 010 Living Large in a Small Apartment

via Alvhem